DreamWorks

Here I Am

Aquí estoy, casi a la 1 a.m. escribiendo en mi blog, como siempre, a esta hora acude la inspiración a mi puerta, toca suave para que la pueda oír si de verdad estoy interesado. Empezamos con una excelente canción, traída por las manos de Bryan Adams para DreamWorks, una obra de arte debo agregar. Pero, como en cada canción que escucho, ¿qué me inspira? ¿Me recuerda a alguien? ¿O solo es una canción para el disfrute y baile? De estas encontramos muchos pero las que importan, afloran sentimientos y ponen sensibles vale la pena describir, destacar y por supuesto, escribir sobre ellas, lo he hecho ya con varias, ésta no podía faltar; claro está.

Tengo un estilo un poco raro para escribir, necesito solo un poco de inspiración y luego música muy movida para terminar de escribir lo que deseo, muevo mis dedos con una rapidez increíble que a veces me sorprendo yo mismo, claro, puedo hacerlo mejor, supongo que sigo un poco mis modelos y a lo que quiero llegar, como siempre The Social Network presente, lo Geek jamás debe faltar y divagar en una nota es casi que parte de mi legado, no, de mis “mandamientos”, pues eso. Vale la pena abrir paréntesis en cada nota y pido disculpas de antemano si cometo errores  u horrores ortográficos, el ser humano no es que se decida pero sí es una virtud que trae defectos, ¿no? Me siento de forma cómoda que no lleguen los pies al piso, ni siquiera bajen de la silla, un poco de comodidad para mi dolor de espalda, ¿no?

Entonces, ¿empezamos? Pues bien… hablaremos de Here I Am y a quién y por qué me recuerda a ella.

“Ella”, sí, en sentido especial, porque ella es especial. No, especial suena vacío, única suena repetitivo. Entonces, ¿qué es? ¿Genial? No, es poco. ¿Sensacional? Además de eso… ¿Quién es ella? Mi mundo, sí, suena más bonito, más de lo que es… y de eso habla la canción. Habla de un nuevo mundo, de un nuevo comienzo, vengo con mi corazón valiente, joven y fuerte… esperando por ti. Cuando la conocí, nada que destacar solo su belleza física, luego la espectacular persona que en sus facciones y hermosa -e inocente -personalidad se encontraba, poco a poco el conocimiento fue recíproco por cada uno, primero ella, luego me tocaba a mí, hasta que un día la expresión de amor se selló con un beso, espectacular, sin cambios, perfecto, ideal, increíble. Al final, ese mágico “hola, mi nombre es y estudié en… ¿y tú quién eres?” marcó el inicio de una nueva era. Además no puedo negar la mirada que me clavó al decir en público de dónde venía, me marcó y me interesó, pero… suelo esperar. No lo noté y pasamos a una conversación un poco extraña donde ofreció su total amistad y confianza, brazos abiertos, mi “raciocinio” me obligó a decirle no y no prestarle demasiada atención. Pero, el destino no lo controlo yo, el tiempo de Dios es perfecto y sabe lo que hace, por qué y para qué. Vivir y aprender. Las circunstancias me hicieron pasar más tiempo con ella y salir más seguido a conocerla, y… ¡fue lo mejor que me pasó! Descubrí a una persona espectacular, increíble y un largo etcétera de halagos que soy capaz de dar con razón. Abrí mi corazón por completo a ella y, fue una de las mejores decisiones que pude tomar. Y así mi mundo empezó a tornarse colorido. El color lo decide el ánimo y éste lo decidimos ambos.

Here I Am habla de esperar… Sí, un nuevo comienzo donde espero por ti… I’ve been waiting for you… Here I Am.

Existen momentos en la vida donde esperar es la decisión más inteligente, y si esperar a una persona es la decisión, amarla mientras se espera es la segunda opción. Pero, ¿valdrá la pena? No, eso no se pregunta. Ya vale la pena, si amas a la persona que esperas cualquier cosa valdrá la pena, el mínimo esfuerzo. Un buenos días, un dulces sueños, son pequeños detalles que valen oro. El tiempo te premiará.

“And tonight we make our dreams come true”… Juntos, hacer los sueños realidad será mejor, ¿no? Después de todo, sin pensarlo, sin planearlo… se ha convertido en uno de mis sueños.  ¿Y si mis sueños son junto a ti? Sí, lo son.

Amar, se canta en dúo.

Dreamworks: Megamente

Megamente

Megamente

¡DreamWorks! Lo han hecho de nuevo, una película sin espectactivas alguna llena de la misma rutina de siempre, el malo y el bueno. Ésta por supuesto no podía ser diferente pero la reinvidicación es muy importante, es lo que muestra esta película. Interesante al principio: algo más para ver pensé cuando comenzó, una tonta película infantil sin nada bueno para aportar. Sin embargo, al igual que en Toy Story 3 luego det tantos años ver una película infantil con inocencia cada vez se hacia más difícil, encontrar aquello que vi cuando era un niño me parecía tarea imposible, ¡y Woody llegó! En fin, en un mundo plagado de malas costumbres, personas terribles, terrorismo, guerras y todo lo que te quieras imaginar, la explosión sádica pornográfica que se encuentra en los niños no puede tomarse como algo normal, de verdad me entristece de sobremanera cuando veo aquellos pequeños diciendo groserías, intentando cosas que a esa edad yo ni sabía que se podía hacer, pero la maldad en el mundo ha avanzado demasiado.

Megamente, a continuación…

(más…)