anne rice

Camino a Caná, de Anne Rice

El 19 de abril de 2012 terminé de leer El Mesías, el niño Judío, escrito por Anne Rice. Este libro viene siendo la segunda parte de esta documentada biografía de Jesús, narrada en primera persona. Esta segunda parte nos trae la historia de Jesús siendo adulto, donde descubre qué hace en la tierra y la razón por la que debería estar aquí. Nos describe un poco más a Jesús, como hombre ya habiéndolo visto como niño. Camino a Caná nos refleja las decisiones que marcaron el destino de Jesús Cristo, y el porqué él eligió esto. Sin duda, todos sabemos la respuesta a la segunda pregunta. Una atractiva y diferente vista del salvador del mundo donde Rice vuelve a un ser todopoderoso en alguien mortal al que se le atribuyen errores y él, en su concepto de perfección es capaz de aceptarlos. Donde toma las riendas de su vida decidiendo qué quiere hacer con ella y enfrenta a su enemigo, que para él es otro hermano perdido en las manos del mal.

Capaz de curar, resucitar e incluso hacer que cualquier tipo de milagros sucedan. Incapaz de negarse ante las peticiones de su madre y capaz de responder y preguntar cualquier cosa. Inteligente y claro en sus respuestas, y profundo en sus preguntas. Anne Rice ha logrado en este libro, hacer lo que pocos escritores han sido capaces. Dar un visto diferente a la historia del personaje más importante de la historia.

Lastimosamente, debido a la renuncia de Rice a la religión cristiana pero no a la fe en Cristo probablemente no se escribirá la tercera parte donde se verá la crucifixión. Una pena para quienes esperábamos con ansías la tercera y última parte de esta apasionante saga, que no nos sorprende por su final o historia. Sino por su arte y su documentación totalmente detallada y usando el gran talento para la descripción que Rice ha poseído a través de las décadas. Estoy seguro que si se decide en algún momento terminar el tercer libro será otra obra de arte digna de atención.

Anuncios

El Mesías, el niño Judío

El Mesías, el niño judío

 Si empezamos explorando por Internet el nombre de este libro puede que salgan muchas referencias, sin embargo en Wikipedia sale en primera página el libro escrito por Anne Rice. Indagando un poco más nos damos cuenta de que Anne Rice no está acostumbrada a este tipo de libros luego de haber escrito Crónicas Vampíricas y Las Brujas de Mayfair, ningún libro con referencias religiosas, por lo menos para lo bueno, quizá exceptuando algunos párrafos de Memnoch, el Diablo. En lecturalia nos dicta esto como la reseña del libro, “El Mesías, el Niño Judío“:

“Anne Rice abandona momentáneamente las historias de vampiros para adentrarse en la vida de Jesucristo, concretamente en los primeros años de vida de éste. La autora cede la palabra al propio Jesús, quien, con la voz de un niño de siete años, narra sus primeros recuerdos en Alejandría y su traslado, poco tiempo después y junto a su familia, a Nazaret. Es la primera parte de una trilogía que podría relevarse polémica: en un sueño, Jesús, el niño narrador, se encuentra con Satán”.

Este libro es un giro para lo que nos tiene acostumbrados Anne Rice, sin embargo por ello no deja de ser interesante. Empezando porque la historia está narrada en primera persona, es Jesús quien nos habla, diciéndonos con la inocencia de un niño qué pasa en su mundo. Muestra sensibilidad ante los acontecimientos y una gran pizca de curiosidad que lo lleva a descubrir cosas interesantes sobre su propia vida. Debido a que el libro es narrado por un niño de 7 años no nos ponen escenarios muy detallados como está acostumbrada Anne Rice a escribir, sino, simplemente nos muestran lo esencial para poder imaginarnos toda una escena. Desde conceder milagros sin saber que puede hacerlo Jesús va conociendo su divinidad a través del tiempo, planteándose más preguntas y haciendo caso a las peticiones de sus padres. Nos narra su viaje y cómo descubrió fatídicas noticias, además de noticias que dan un vuelco total a su vida.

Al final del libro la autora nos expresa una nota donde más de uno quedará impresionado y podrá llamar a esta novela como algo bastante documentado. Lleno de investigaciones y un sinfín de curiosidades. Desvelándonos además parte de su vida mientras descubría cómo escribir en la piel de Cristo Jesús.

Interesante, sin duda. Nos muestran otra perspectiva de qué era Jesús. Imperdible.

No podemos pedirle sorpresas, no podemos pedirle un final inesperado, no. Pero lo que logró Rice es que cualquier persona pueda interesarse en la vida de la persona más importante de la historia sin intentar convertir al cristianismo a alguien que no quiera, sino mostrándola para ella quién es Jesús y quizá así la persona decida indagar más y termine en los caminos del cristianismo, que sería lo ideal.

Para mí una gran experiencia leer tan fantástico libro. Recomiendo que lo lean enseguida.

Memnoch, el Diablo

Memnoch, the devil

Así se titula el quinto libro de Crónicas Vampíricas, de Anne Rice. Una saga de 10 libros implacable, una de las mejores sagas de vampiros jamás escritas. Desde Drácula hasta la audacia del joven encantador cazador de lobos pasando por estrella de Rock hasta acompañante del Diablo. De eso trata este libro, de la última aventura de Lestat, ante el dueño de las tinieblas, infierno o sheol, como deseen llamarle. Nos cuentan una perspectiva diferente dejando incógnitas y puntos sin resolver contado desde el joven alto de ojos azules que nos viene enseñando su vida desde Lestat, el Vampiro, siendo el segundo libro de esta mítica saga. Luego de hablarnos de su vida en profundidad en Lestat, el Vampiro nos cuenta cómo se las arregla con la Reina de los condenados (nombrándose así el tercer libro de esta gran saga), pasando además por un intercambio de cuerpos que pudo haber acabado con la vida de nuestro protagonista en el libro titulado: “el Ladrón de cuerpos”, siendo éste el cuarto de la saga. Cuando llegamos al quinto nos cuenta una perspectiva diferente de la religión, llamando al Diablo, en este caso: Memnoch, ayudante y además contrincante de Dios. Las reseña dictaría algo así:

Lestat cree haber agotado la fuente del conocimiento y que sólo le queda vivir sus noches con la mayor placidez posible. Pero un ser oscuro le persigue, un ángel enorme, negro, con patas de macho cabrío. Es el mismísimo Diablo y su nombre es Memnoch. Quiere convertirlo en su principal aliado y lugarteniente para batallar contra Dios. Le mostrará un viaje en el espacio y el tiempo, por el cielo y por el infierno pasando incluso por el Via Crucis de Cristo hacia el monte del Calvario.
Mientras tanto, Lestat intenta cumplir la promesa que le hizo al fantasma de su última víctima. Lestat se siente abrumado por la promesa que ha de cumplir pero esta mas preocupado por que debe huir del gigantesco juego del diablo.
Una historia de persecución divina y confusión para Lestat… Tiempo para darse cuenta de lo equivocado que estaba al destrozar las creencias de Armand.

Alumbrándonos con la gran historia que persigue la Tierra es capaz de mostrarnos diferentes sitios, desde guerras santas hasta el Vía Crucis, incluso alguna parte del infierno donde los imparables gritos de las almas en condenan aturden a cualquier mortal e inmortal presente.

Luego de un largo viaje de encuentros, se puede apreciar la religión en un pusto de vista diferente, de ficción pero interesante. De una forma u otra puede atormentar la idea y dejarnos con la mente llena de palabras e imágenes implacables. No diría que es el mejor libro de Crónicas Vampíricas, aún me faltan 5 más por leer, pero sin duda éste es un gran libro. En mi opinión, el mejor es el segundo, donde Lestat cuenta en primera persona su experiencia total. Desde que es niño, recorriendo todo el mundo y mucha parte de la historia, concentrándose en personajes interesantes y demostrando que en este mundo, el humano jamás ha estado solo.