“Napoleón siempre está en lo correcto”

En un viaje tan pequeño pero tan denso como lo es Rebelión en la granja de George Orwell encontramos similitudes con gobiernos actuales. Sí, en el siglo XXI donde la democracia tiene su “edad de oro” encontramos aún sistemas totalitarios como estos. En la página 55 de la versión que tengo hay una frase muy curiosa:

“Bravery is not enough” said Squealer. “Loyalty and obedience are more important”.

Los sistemas totalitarios se van construyendo desde lo pequeño hasta llegar a lo grande. No se puede construir un sistema unitario diciendo desde que se intenta estar en el poder cosas como: “siempre tengo la razón. Nosotros decidimos todo lo que se hará de ahora en adelante, no tienes voto”, porque creará un poco de desconfianza en la masa. Sin embargo, si analizamos bien todas las frases que aparecen en el libro, notamos la evolución de cada una. Notamos cómo el sistema se va alterando para ser lo que ellos desean que sea.

Orwell, en su paso por este mundo y por su lucha en contra del totalitarismo publicó dos libros: Animal Farm (Rebelión en la granja) y 1984. En ambos podemos notar una advertencia, que es usada también como manual. En ambos libros se distinguen el paso a paso para poder tener un gobierno totalitario, dónde se debe atacar y qué se debe hacer. En Animal Farm, Orwell menciona una “revolución”, en la que menciona cómo se va transformando el discurso desde uno de entendimiento para las masas y con uso de un lenguaje repetitivo para que se vuelva adictivo hasta el discurso unitario usando neolengua. Podríamos distinguir desde “el discurso de las masas” hasta el discurso de las “élites”.

El discurso de las élites se caracteriza por ser “inteligente”, “constructivo” y de gran planificación para hacer creer que formas parte de un gran movimiento, para hacer creer que eres importante para la historia que ahora mismo está pasando. El discurso de las masas, además de invitarte a formar parte de un movimiento histórico, hace referencia a los enemigos que tiene el movimiento, los enemigos que fueron vencidos y que no podrán volver más. Ese enemigo, ese temor es el mismo por el cual lucharás por los próximos años. Un enemigo fantasma, un enemigo muerto. La evolución del discurso persuasivo viene cuando el “líder supremo” empieza a ser la figura de todo. Cuando este líder “siempre tiene la razón”.

Lo curioso y aun más peligroso de todo es cuando estos sistemas totalitarios se traspasan a las relaciones interpersonales de grupos pequeños, desde la escuela hasta las relaciones de pareja. Un sistema totalitario se forma desde el hogar, lo que un gobierno de este tipo busca es meterse en el seno de la familia y controlar desde lo más pequeño hasta lo más grande todo lo que su alrededor conlleva. La única forma de contrarrestar estos ataques y formar un grupo de personas conscientes es la educación. Educa para no ser controlado y sobretodo… educa sin controlar.

Anuncios

2 comments

  1. Muy buen análisis. De lo que dices me parece importante cuando hablas del Enemigo. Ese Enemigo del estado, de la patria, que aunque esté evidentemente derrotado, o ya no exista, es necesario. Mientras este enemigo exista, así sea en el imaginario colectivo, el discurso del régimen puede mantenerse. Sin él, se desarticula. Haciendo referencia al régimen actual, e incluso de los partidos políticos que existen, todos se forman en un discurso en el que el Otro tiene la culpa de todos los males de la sociedad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s