¿Soy un escritor?

Cada vez que hablamos de un escritor recordamos imágenes viejas con alguien que creemos es Shakespeare por su aspecto, además de cargar con una pluma y una simple hoja donde hace sus grandes obras. ¿No? Entonces recordamos aquellas imágenes de “escritores” detrás su MacBook en el rincón de una cafetería…. justo como nació Harry Potter.

Pero, ¿nos hacen estos clichés un escritor? ¿Necesitamos acaso una cabaña en las montañas para sumergirnos en la escritura? ¿Necesitamos una MacBook para poder llamarnos escritor? ¿Qué significa realmente ser escritor?

En una página web sobre escritura inglesa leía lo siguiente: “mi primera experiencia como escritor que recuerdo, fue en mi infancia, cuando estaba intentando aprender a escribir y leer. Algo tan sencillo como la separación de la “b” y “d” se me hacía complicado. No podía distinguir entre las dos y me decepcionó mucho. No podía alcanzar a mis compañeros en su habilidades de escritor, hizo que mi voluntad al aprendizaje bajara, mi motivación mucho más. Este fue el primer problema que tuve que enfrentar y que pude superar luego de muchísima práctica”. Esto me hace pensar, ¿desde cuándo somos realmente escritores?

Ser escritor no significa que debamos tener muchos libros publicados. Ser escritor profesional significa que podemos vivir de solo escribir, pero los que no, ¿somos escritores o no? ¿Nos pasamos a llamar escritores aficionados o solo escritores? Ésta es la parte importante. No somos aficionados cuando lo hacemos, no para vivir, pero para nosotros. Una de las claves para escritores de Stephen King era: “escribe para ti”, entonces, ¿cuando escribo en este pequeño blog me hace un escritor o no? Sí. La respuesta es sí.

El arte de escribir se esconde entre la magia de saber expresar en tus palabras las ideas, componer en frases aquello que deseas expresar. Dibujar entre unión de palabras el sentir que tienes en ti. Escribir es como dibujar un mapa mental con letras. Escribir es un arte que todos saben, pero que pocos usan. Existirán infinidades de razones para escribir para ti, sin importar cual sea esa: escribe. Escribe siempre.

Un escritor no es el que gana dinero de su escritura, no, tampoco aquel que se sienta al final de la cafetería hipster de la localidad con su MacBook, ni tampoco ese que tiene pergaminos y tinta consigo para escribir debajo de los árboles. No, escritor eres tú, que ahora mismo piensas en cómo será tu nuevo post o en escribir una carta a tu pareja, o tú, que te gustan las historias cortas y escribes para ti. O tú, que solo te dedicas a hacer críticas a novelas de otras personas. O tú, que solo lees observando y no has descubierto que escribir también te gusta.

La verdad es que, si soy escritor o no, es algo que puedo decidir desde lo más profundo de mi ser, sin necesidad de consultas externas. ¿Cómo lo aplico? Es esto lo que sí mostraré al mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s