7 cosas que apestan de leer

Leer es maravilloso. El mundo que ves a través de la palabra escrita es tan vívido como tu imaginación lo es. En la palabra escrita la maravilla de la vida se vive al frente de tus ojos, padeces con los libros y vives en ellos. Incluso hay aquellos (como yo) que tienen algo llamado resaca literaria. Le sucede a aquellas almas susceptibles que entran tan fondo en la historia de un libro que salir a otra es una tremenda patada en el estómago (por no empeorarlo).

Yo amo los libros, tú ama los libros, incluso podemos hacer una lista gigante acerca de cuántos amamos, sin embargo, hay aspectos que apestan, debemos aceptarlo.

Dormirse mientras se lee

No es que sea el libro más aburrido del mundo, eso no tiene absolutamente nada que ver con caer dormido o quedarse despierto toda la noche. Son mis ojos los culpables de todo esto conjunto con mi cerebro, tú lo sabes, yo lo sé, todos lo sabemos.

¿Por qué debo esperar a que no pueda leer más y los ojos se me cierren solos para decir: “está bien, me iré a dormir”? No, no debería ser de esta forma. Estoy leyendo un libro muy interesante y ya cuando mis ojos me dicen: “¡Ve a dormir, joder!”, suelo solo responder: no, me quedaré. ¿Para qué? Para leer cinco páginas más y luego a la mañana siguiente no recordar ni una sola letra de lo que leí. Apesta, sí, apesta completamente.

Libros sin capítulos

Soy uno de esas personas que se preguntan, inocentemente: ¿cómo hace un autor para escribir todo esto y no perder el hilo entero de la historia? Y hablo nada más de esos autores que deciden no poner ningún tipo de separación entre sus capítulos. Vamos, entiendo que estén emocionados o que crean que su trabajo es tan maravilloso que no debería tener ningún descanso (que, realmente lo es), sin embargo, ¡por favor! Estamos leyendo tu libro, ¡déjanos descansar al menos un poco! No pido una separación entera, quizá solamente un doble espacio bastaría… pero algunos ni eso. Sí, apesta.

Errores ortográficos

¿Qué mejor manera de perder un lector que con errores ortográficos? Por mi parte, se me encuentra extremadamente difícil leer un libro con errores ortográficos y gramaticales. Entro en desesperación y lo único que puedo hacer para salir de ella es cerrar el bendito libro que me tiene la vida en amargura. Sí, apesta, muchísimo.

Fragmentos del libro como sinopsis

¡Vamos! Yo leeré eso en algún momento, pero, ¿no podías ser un poco más inteligente que darme una reseña de un libro sin necesidad de usar lo que ya está dentro de él? Necesito un análisis donde me digas de qué se trata el libro y por qué debería leerlo. Encuentro un ejemplo muy grande en los libros de Anne Rice en su nueva versión, sobretodo los de Crónicas Vampíricas en su versión parecida a Crepúsculo (sí, así de patético). En esos libros solo provoca algo: escupir directamente al editor.

Manuscritos incompletos póstumos

Algo que detesto mucho, son aquellos manuscritos que salen póstumos. Estoy seguro que el autor nunca en su vida hubiera estado de acuerdo con que esto se hiciera, porque vamos… ¿si estaba completo, un autor querría que esto saliera a la luz? Entiendo que es emocionante: wao, leeremos un manuscrito de mi autor favorito que murió hace 200 años y ahora su hija quiere hacerse algo de dinero, por esta razón lo saca a la luz, ¿de verdad? Qué va. Eso, como autor, me pondría triste. Me cuesta mucho leer esos manuscritos, quizá sean la maravilla más grande que he podido leer… pero no están terminados. Hora de matarse.

Libros geniales que son pisoteados por sus películas

Ojalá dijera pisoteados en un buen sentido donde la película es tan increiblemente buena que el libro solo quedó como un adorno de la película, pero no. Los libros geniales siempre tienen adaptaciones fílmicas que los hacen parecer como otra porquería de Hollywood. El libro, para su vergüenza, queda pisoteado de por vida, como una sola película que no le hará ni el más mínimo honor que se merece. Ver películas de adaptaciones de algún libro es siempre un reto… y más si es uno de tus favoritos.

No poder dejar de leer un libro aunque apeste

No todos somos tan… ¿idiotas? No estoy seguro. Pero muchas personas (sí, me incluyo) no podemos dejar un libro sin terminar. Si hemos empezado, debemos terminarlo, no podemos dejarlo simplemente a la mitad de todo, sin saber cómo termina o qué va a pasar luego. Claro que está en todo nuestro derecho cerrar el libro cuando ya se ha vuelto tan aburrido que ni el sueño nos quita. Sin embargo, apesta muchísimo que por amar la lectura y ser constantes con ella no podemos dejar un libro que apeste tanto como Crepúsculo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s